• bg
FAQ’s
ESTUFAS A GAS
Las estufas a gas ventiladas son muy parecidas a las estufas tradicionales a leña.  Exigen una ventilación para que filtre el aire.
La estufa a gas tiene una cámara en la que se produce  la combustión,  estando equipada con válvulas de seguridad.  La válvula permite que la cantidad deseada de gas pase para un quemador, donde se introduce el aire necesario para la combustión. El encendido es automático.     La combustión está monitorizada por un sistema de detección que apaga el gas en caso de no haber llama.
Todas las estufas a gas son seguras.  No hay liberación de vapores, partículas u otros contaminantes del aire.  Eso se debe al proceso de ventilación y a la eficiencia del sistema de gas.  Todo el combustible se quema de forma limpia y completa.
Si, en algunos casos, una estufa a gas puede producir más calor que una estufa convencional.  Además el calor,  es rápido y fácil de ajustar, usando el control remoto.
Una de las principales ventajas de un sistema de estufa a gas está en su eficiencia energética.  Todo el combustible que se quema se convierte directamente en calor y luz.  Eso significa que las estufas a gas precisan apenas una pequeña cantidad de combustible para producir una gran cantidad de energía radiante.
Las estufas a gas usan cualquier tipo de gas normalmente utilizado en casa, esto es, puede ser gas natural o propano.
No existe riesgo!  Reiteramos, eso se debe a algunas características casi estándar de las estufas a gas:
La primera es el hecho que las estufas a gas queman el 100% del combustible con el que se alimentan.  No  se libera ningún gas o humo en la casa. 
La segunda es que hay un backup (apoyo) de seguridad: es un sensor que detecta si algo de gas está  siendo liberado fuera de la estufa.  Si se detecta alguna anomalía, este mecanismo se acciona inmediatamente.
La tercera es que las estufas a gas, vienen equipadas con una puerta de vidrio que debe ser cerrada para que funcione.  Eso efectivamente sella la cámara de gas del resto de la casa.  Así, el aire y las partículas se ventilan para fuera de la casa sin ningún contacto con el espacio de convivencia.
La mayoría de las estufas a gas son de ventilación directa.  Eso significa que las estufas tienen un frente de vidrio fijo que sella el quemador de gas.  El 100% del aire de combustión usado por la estufa viene de fuera de la casa a través de un tubo coaxial.  Un tubo interior dentro del tubo mayor elimina todos los gases combustibles, manteniendo la calidad del aire interno.  La ventilación puede ser efectuada horizontalmente  a través de una pared externa o verticalmente a través del tejado
No, las estufas de ventilación directa son sistemas de combustión sellados y precisan el vidrio para funcionar correctamente.
 
La estufa a gas se enciende de un modo rápido y fácil usando sólo el control remoto.  Con este control,  puede encender y apagar, regular la producción de calor y ajustar la altura de la llama.